Recuérdalo como realmente merece

Redacción ABC
02 de Noviembre 2017, 06:00 a.m.
Recuérdalo como realmente merece

Foto: Especial

Superar la muerte de un ser amado no es fácil, pero debes plantearte la idea de que a él, o ella, no le hubiese gustado verte sufrir

Monterrey.- Admitir la pérdida de un ser amado no es sencillo de encarar. Toda despedida nos requiere de un tiempo para acostumbrarnos a la nueva situación.

La muerte, en efecto, aunque pueda parecer contradictorio, es la otra cara de la vida.

El proceso de duelo no se reduce a los ritos funerarios. Se inicia con ellos y se prolongará a lo largo del tiempo. Si se vive con serenidad y madurez, ayudará a reconciliarse con la vida, a encontrar razones para seguir adelante y a recuperar ilusiones que nos empujen a encarar con esperanza el futuro.

Porque el difunto, por significativo que haya sido el papel que haya ocupado en nuestro universo emocional, merece descansar en paz; sería insano hacer de él el eje en que girará lo que nos resta de vida.

Traicionaríamos a quienes siguen estando a nuestro lado. Los profesionales que han dedicado más atención al estudio del duelo por la muerte de un ser querido apuntan algunas pistas que pueden ayudar a adaptarse a las pérdidas y a reorganizar las vidas personales o de los sistemas familiares que han podido quedar desestructuradas tras el fallecimiento del ser amado.

Es necesario, en primer lugar, darse permiso para expresar y compartir toda esa cascada de sentimientos, a veces contradictorios, como tristeza, enfado, ira, decepción, alivio, rabia, depresión.

Recién sufrimos la pérdida, es válido darse permiso para estar mal, pero pasados los meses no es bueno mantener en el día a día ese torbellino de emociones, todo lo contrario, hay que aprender a vivir tal como ese ser amado hubiese deseado que lo hiciéramos.