Que tu auto no te deje en la lluvia

Redacción ABC
28 de Septiembre 2017, 10:05 a.m.
Que tu auto no te deje en la lluvia

Foto: Especial

Con la llegada de la época de chubascos son comunes los encharcamientos, de los que debemos proteger nuestro automóvil al momento de conducir

Monterrey.- En esta temporada de lluvias es común ver coches parados bajo la intensa caída de agua o en situaciones peores anegados en medio de una inundación vial; incluso a veces con tan sólo pasar rápido un charco se provocan fallos electrónicos que hacen parar el motor.

Algo que debemos tener en cuenta en esta época es que el motor del vehículo trabaja comprimiendo aire con “rocío” de combustible y, según la física, los líquidos no se comprimen, por ello, si hacemos que el motor aspire agua en lugar de aire, lo afectaremos de manera total.

Quizás la pregunta que todos nos hacemos es hasta dónde aguanta nuestro auto el nivel de agua. Para ello, hay que fijarse en dos detalles muy importantes: Dónde y a qué altura se encuentra la toma de aire hacia el motor y a qué altura está el tubo de escape. Ambas, son entradas directas al motor y que provocarán una falla prácticamente irreparable sin desmontar por completo la planta motriz.

En caso de estar en dicha situación hay que detener el motor de inmediato y no tratar de hacer que funcione nuevamente hasta asegurarse que no ha entrado el agua.

Muchos no tienen idea por dónde succiona aire el motor; prácticamente en todos los modelos la ubicación de esta boca es distinta. Generalmente en los modelos más deportivos se encuentra muy cerca del piso (el aire cerca del piso es más denso, más frío y más rico en oxígeno) y en modelos más comunes se encuentra más cerca del nivel del cofre, en la parte frontal del vehículo.

Consejos para evitar fallas Si por alguna razón no hay otra que atravesar un gran charco, recuerda no dejar de acelerar hasta librar la inundación por completo, ya que si sueltas el acelerador, el agua pasará a través del escape hacia el motor. Esto último sucede porque el motor no sopla constantemente, funciona por ciclos igual que nuestra respiración y aumentando la aceleración se crea un flujo de escape más constante.

Por si esto no resultara ya altamente comprometedor para la vida del motor, el choque térmico entre el motor caliente y el agua fría puede provocar serios daños (deformaciones o fisuras) que no notaremos de forma inmediata.

DATO ABC 

Enciende tus luces

Puedes prevenir accidentes encendiéndolas. Con el calor pueden resecarse algunos de los plásticos de los faros y calaveras, revísalas por si están dañadas.

TRES PUNTOS CLAVES... 

Llantas. Primero se debe checar que estén a la presión adecuada. También es clave que el grabado contenga la profundidad suficiente para que evitar deslizamientos.

Filtro del aire acondicionado. Con la humedad de las lluvias es posible que se enrarezca el ambiente y provoque incluso daños en el sistema. Si no se ha hecho, no es mala idea realizar una revisión del mismo.

Conexiones de la batería. El sarro puede acumularse por la humedad y el agua que puede filtrarse con las tormentas, es muy probable que se genere una falla e incluso puede emigrar al sistema eléctrico.