No te enfermes en vacaciones

Redacción ABC
18 de Julio 2017, 06:52 a.m.
No te enfermes en vacaciones

Foto: Especial

Algunos de los padecimientos digestivos son muy comunes en esta temporada

Monterrey.- Se supone que las vacaciones son para relajarse, rejuvenecer y despejarnos. Pero ¿qué ocurriría si en plenas vacaciones te pusieras enfermo? Los trastornos digestivos son el padecimiento más común, independientemente de si estás tomando el sol en una playa caribeña o recorriendo las calles de alguna ciudad.

Aquí te presentamos algunos consejos para hacer que tus vacaciones sean lo más saludables posibles.

Antes de partir debes leer, consultar y solicitar información sobre tu destino vacacional, es el mejor modo de preparar un viaje. 

Internet te proporciona vías para investigar sobre tu lugar de destino aunque, sin duda, la mejor información es la que te pueda pasar cualquier amigo o familiar que haya estado recientemente allí. 

Evita riesgos innecesarios. Es importante que con cierta antelación a tu viaje visites a tu médico y le consultes sobre las vacunas necesarias, en caso de que así fuera. No es aconsejable ponerse todas de una sola vez, ya que algunas de ellas pueden no ser compatibles entre sí.

Las vacunas más comunes son la hepatitis A, el tifus, la fiebre amarilla y el cólera. En zonas de mayor riesgo son recomendables las vacunas contra la rabia, tuberculosis, la hepatitis B y encefalitis.

También debes prestar atención a la vacuna del tétanos y de la polio.

Recuerda que algunos medicamentos deben ser tomados antes de salir de viaje.

PREVENCIÓN PARA EVITAR INFECCIONES ESTOMACALES  Es fácil sufrir una infección estomacal (habitualmente causada por la bacteria E-coli) y mucho más en países con saneamientos e higiene alimentaria deficientes. 

1.- Utiliza agua embotellada en todo momento, incluso para lavarte los dientes.

2.- Evita los cubitos de hielo, así como las ensaladas.

3.-Toma fruta que puedas pelar tú mismo.

4.-No compres alimentos a vendedores ambulantes ni comas en restaurantes que no tengan una presencia muy higiénica.

5.-El marisco y la carne poco hecha son las fuentes más comunes de infección.

6.- Asegúrate de que toda la comida que ingieres ha sido cocinada a fondo.