Nada qué celebrar

Óscar Adrián Velázquez
07 de Diciembre 2017, 07:30 a.m.
Nada qué celebrar

Foto: Especial

Se cumplen hoy 20 años del último título de Liga del Cruz Azul

Monterrey.- En este aniversario, felicitar al cumpleañero no es lo más apropiado.

Las arenas del tiempo se siguen acumulando, y Cruz Azul llega hoy 20 a años desde su último título de Liga, una conquista que enterró una era de supremacía y respeto para el club.

Un auténtico parteaguas se formó en la historia de La Máquina el 7 de diciembre de 1997, cuando el club dio por última vez una vuelta olímpica en la Primera División del futbol mexicano, iniciando una era de sequía humillaciones, vergüenzas.

Por muchos años La Máquina se consideró uno de los cuatro grandes del futbol mexicano, pero desde hace un buen número de torneos tiene indicadores que lo alejan de esa realidad, en ruta para vivir del pasado.

Hoy los aficionados celestes, cada vez menos en el país, tienen que remontarse a los 70’s para encontrar su historia positiva, o al Invierno 97, el tercer torneo corto, para encontrar el sabor de un título de Liga.

Fue en el estadio Nou Camp ante el León donde la escuadra celeste coronó una temporada con categoría. El equipo de la capital del país había dado un golpe en la mesa en el juego de Ida al vencer por 1-0 al plantel guanajuatense, entonces dirigido por el chileno Carlos Reinoso.

Bajo las órdenes de Luis Fernando “El Flaco” Tena, plantel celeste se paró al filo del mediodía en el estadio de La Fiera para sobreponerse a un ambiente infinitamente adverso, que detonó al minuto 53’ con el gol de Missael Espinoza, el 1-1 global con una volea de pierna derecha a centro de Hernán Medford.

Los tiempos extras llegaron y el cuadro cementero tomó su segundo aire, abriendo la puerta en un penalti bien marcado por el árbitro León Padró Borja, una entrada inexplicable del arquero Angel David Comizzo al patear en el piso y sin balón de por el rostro del delantero Carlos Hermosillo.

El propio atacante veracruzano cobró al minuto 100 con disparo engañando al guardameta, imagen que parece haber detenido el reloj en el club de La Noria.

Desde entonces ha perdido cinco finales de Liga y tres internacionales, ligando hasta tres años sin calificar en la era reciente, con la Copa MX del Clausura 2013 como único título, lo que le ha valido acuñar el verbo “cruzazulear” y el mote del “subcampeonísimo”.


Finales perdidas en Liga

Torneo                       Vencedor

Invierno 1999          Pachuca

Clausura 2008         Santos

Apertura 2008         Toluca

Apertura 2009         Monterrey

Clausura 2013         América


Finales internacionales

Año     Torneo                       Vencedor

2001  Copa Libertadores   Boca Juniors

2009  Concacaf Liga de C.  Atlante

2010  Concacaf Liga de C.  Pachuca

Único título

Copa MX

Clausura 2013