Más cerca que nunca

Óscar Adrián Velázquez
30 de Noviembre 2017, 09:34 p.m.
Más cerca que nunca

Foto: Mexsport

Vence Rayados 1-0 al Morelia en su casa y perfila la ansiada Final Regia por el título

Monterrey.- El Clásico regio de las profecías, ése que muchos soñaron y que nunca ha dado en una Final está más cerca que nunca.

Monterrey venció 1-0 al Morelia en su estadio, y puso un pie en la Final del Apertura 2017, donde Tigres se dibuja como rival tras hacer lo propio en la víspera en el patio del América.

A falta de las Semifinales de Vuelta, el destino pinta todo a favor de los cuadros de la Sultana para medirse en la máxima escena, Final que enfrentaría a los dos mejores equipos del torneo y todo el 2017.

Monterrey no necesitó ni siquiera de dar su partido más brillante para imponer condiciones en el estadio Morelos, de donde salió airoso Gracias a un gol de penal de Avilés Hurtado.

Práctico e inteligente en su juego, el cuadro de Antonio Mohamed continuó su paso descomunal en el semestre hilvanando su tercera victoria en la Liguilla, por lo que ahora obliga a Morelia a vencerlo por dos goles el domingo en el estadio BBVA, o bien por uno a partir de 2-1.

La noche arrojó a un cuadro regio que volvió a mover su alineación por tercer duelo consecutivo quitando a Neri Cardozo del cuadro para devolver a Celso Ortiz en el medio. La batalla inició sin embargo con un Morelia que tuvo la primera clara en un balón filtrado del peruano Raúl Ruidiaz para Rodrigo Millar, quien picó la pelota sobre la salida de Hugo González y el remate besó el travesaño ante la emoción de la hinchada local.

Sería el único sobresalto en el primer tiempo, y el conjunto albiazul comenzó a imponer su ritmo hasta comenzar a tocar la puerta con jugadas frontales para su tridente ofensivo de Dorlan, Hurtado y Funes Mori.

Así llegaría la jugada grande, en un balón donde Avilés le ganó la espalda a la zaga y cuando se aprestaba a fusilar apareció Carlos Guzmán para derribarlo de forma clara, suficiente para que el árbitro Jorge Antonio Pérez decretara la pena máxima.

Un minuto más tarde el propio Avilés firmó su catorceavo gol del torneo y tercero en esta Liguilla con disparo suave de pierna derecha, justo al rincón derecho de la portería del arquero Carlos Sosa.

Aún Monterrey perdonaría las dos más claras para el segundo, una en un remate volado de Funes Mori a centro de Sánchez, y otra casi al final en una escapada de Dorlan por la izquierda que lo dejó franco para fusilar, pero que terminó enviando por un lado.

Ya en la compensación llegaría la única como para el empate para Morelia en un remate de cabeza de Sepúlveda, que Hugo González salvó perfecto a córner.

Pero fue todo para un duelo de estaturas diferentes, que presagia una fiesta recia el fin de semana si los dos trenes del norte pactan un choque en su primera final de todos los tiempos.