Lupus: El mal que imita a otras enfermedades

Erick Muñiz
27 de Octubre 2017, 06:59 a.m.
Lupus: El mal que imita a otras enfermedades

Este padecimiento es autoinmune, lo que significa que el cuerpo no puede defenderse por sí solo de él

Monterrey.- El lupus es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo (la piel, las articulaciones y/o los órganos internos del cuerpo).

Que sea una enfermedad crónica significa que los signos y las señales suelen durar más de seis semanas y frecuentemente por muchos años.

El sistema inmunológico, que es la parte del cuerpo que lucha contra los virus, bacterias y gérmenes (“invasores externos”, como la gripe), no funciona como debe en las personas que tienen lupus.

Normalmente, el sistema inmunológico produce proteínas denominadas anticuerpos que protegen al cuerpo contra estos invasores externos.

 El término autoinmune significa que su sistema inmune no puede apreciar la diferencia que existe entre estos invasores externos y los tejidos sanos del cuerpo, y produce autoanticuerpos (“auto” significa “propio” o “por uno mismo”) que atacan y destruyen tejidos sanos.

Estos autoanticuerpos provocan inflamación, dolor y daños en distintas partes del cuerpo.

El lupus también es una enfermedad de recaídas (los síntomas empeoran y la persona se siente enferma) y remisiones (los síntomas disminuyen y la persona se siente mejor.)

 Debido a que el lupus puede afectar a tantos órganos distintos, pueden presentarse una amplia variedad de síntomas. Estos síntomas van y vienen, y puede que aparezcan síntomas diferentes durante el curso de la enfermedad.

Varios de los síntomas de lupus se presentan en otras enfermedades. De hecho, lupus se conoce como el “gran imitador” porque los síntomas se parecen a los de enfermedades como artritis reumatoide, trastornos de la sangre, fibromialgia, diabetes, problemas de la tiroides, enfermedad de Lyme y un nú- mero de enfermedades del corazón, los pulmones, los músculos y de los huesos.

Usted puede jugar un papel importante en ayudar a su médico a manejar su enfermedad. Escuche a su cuerpo, haga preguntas y manténgase involucrado(a) en su cuidado.