La Fe escasea, el hambre no en el Santuario

Jair Ibarra
03 de Diciembre 2017, 07:02 p.m.
La Fe escasea, el hambre no en el Santuario

Foto: Jair Ibarra

Para algunos comerciantes en la Basílica de Guadalupe, las ventas no son tan buenas, pero para otros sí, como es el caso de la comida

Monterrey.- El ir y venir de gente, peregrinaciones, acompañado de los gritos y el olor a comida es lo que se vive en esta temporada en alrededor de la Basílica de Guadalupe, los vendedores hacen su lucha por atraer clientela... Unos ganan y otros pierden.

Para Ventura Camacho, quien junto con su esposo ofrece imágenes religiosas a unos metros del Santuario ubicado en la colonia Independencia en este año ha disminuido en un 30 por ciento las ventas de las imágenes, el motivo, los escases de dinero en los paseantes.

"Si nos ha pegado, hay menos gente que viene al Santuario, o si vienen pero no compran, no quieren gastar en imágenes, se ha perdido el fervor religioso y la renta esta elevada, esperemos que podamos sacar ganancias de aquí al mero día de la Virgen.

La gente no trae  dinero, los sueldos están bajos y todo por los cielos, si vienen, ven pero no compran eso es perdida para nosotros que año tras año estamos aquí ofreciendo nuestras imágenes y artesanías"; indicó Camacho.

Para Ramón Martínez, quien busca entre los paseantes clientes para el restaurante de comidas donde labora señala que entre más gente asista a dar gracias a la virgen de Guadalupe, es mayor el número de clientes que atienden.

"Entre más gente haya mejor, nosotros tenemos más clientes, se llena el restaurante y eso es bueno porque hay más ingresos y propinas, aunque la gente no quiera gastar se hacen filas para poder entrar y entre más se acerque el día de la patrona (Virgen de Guadalupe) más clientes habrá" indicó Martínez.

Para Francisco Flores, un feligrés de la virgen del Tepeyac es una tradición ir al Santuario en diciembre, por lo que es inevitable comprar algo de comida, ya sean churros, caramelos  o comida.

"Es una tradición venir, en todo el año no nos paramos, solo cuando necesitamos algo y aquí estamos dando gracias por lo que nos dan, hay mucha gente pero nos sentimos seguros y pues nos llevamos algo de comida para el camino", indicó Flores.