Es posible vivir normal: portadores de VIH

Uriel Vélez
01 de Diciembre 2017, 10:30 p.m.
Es posible vivir normal: portadores de VIH

Foto: Uriel Vélez

Para los pacientes con esta enfermedad, la lucha no es una carga si se sabe manejar adecuadamente

Monterrey.- Durante años, el VIH separó familias y fue motivo de discriminación social y laboral.

Sin embargo, el acceso a la información y los grupos de apoyo dispersos en la ciudad de Monterrey lograron que los portadores del VIH dejaran atrás el miedo y se esforzaran para lograr mejores condiciones de vida.

De acuerdo con datos del Centro Nacional para la Prevención y el Control de VIH y el Sida (Censida), en México, cada día 33 personas adquieren el virus de inmunodeficiencia humana, lo que significa que hay 12 mil nuevos pacientes al año,

En el caso de Nuevo León, la Secretaría de Salud tiene un registro de 2 mil 751 personas con VIH cuyos pacientes no han desarrollado el virus y 68 con afectaciones más serias debido a que la enfermedad se ha desarrollado provocando sida.

Pacientes con el VIH relataron el sinuoso camino que tuvieron que recorrer al ser diagnosticados con la enfermedad y enfrentar el miedo y rechazo de las personas aun de sus más allegados.

“Hay muchas opciones para laborar, una persona con VIH puede trabajar en lo que sea; ya no es como antes que no se sabía qué era esta enfermedad”, indicó “Miguel”, como pidió ser identificado y quien lleva 13 años viviendo con el virus.

“Las personas diagnosticadas no deben tener miedo, no es una enfermedad terminal, hay grupos de auto apoyo en la comunidad. Existe gente con más de 20 años con la enfermedad y siguen adelante”, dijo.

A pesar de los avances de la ciencia, aún no hay una cura para erradicar la enfermedad. Sin embargo, los grupos de ayuda como Acodemis brindan atención a personas portadoras del virus   y a quienes han desarrollado el sida.

“Se puede llevar una vida normal, al principio no sabes que hacer pero hay asociaciones civiles que me han ayudado mucho, he podido salir adelante, mi familia y mi carrera me inspiran a salir adelante”, relata “José”, otro joven profesionista que hace 3 años adquirió la enfermedad.

Antes, para identificar a una persona portadora del virus era suficiente mirar su físico, pero con los tratamientos antirretrovirales es posible frenar el avance del VIH en los pacientes infectados, lo que les permite llevar una vida lo más normal posible.

Según el testimonio de pacientes portadores del virus, han encontrado más apoyo en organizaciones civiles que en el Sector Salud del Estado, ya que el Capasits es la única clínica especializada en VIH y no cuenta con personal suficiente para atender a las más de dos mil personas que ahí consultan.