‘EPN, a cinco años, aún queda a deber’

Félix Córdova
01 de Diciembre 2017, 06:29 a.m.
‘EPN, a cinco años, aún queda a deber’

Foto: Enrique Peña Nieto inicia hoy su sexto y último año como Presidente de México

Académico opina que dos de los principales pendientes del Gobierno Federal son la inseguridad y corrupción

Monterrey.-  El PRI es como una monarquía y en esa práctica de la política tricolor, Enrique Peña Nieto, quien hoy inicia su sexto y último año de gobierno, es el viejo rey que debe darle espacio a su sucesor, José Antonio Meade. Manuel Yarto Wong, académico de la Universidad Regiomontana (U-ERRE), explica que a partir del “destape” del exsecretario de Hacienda, el pasado lunes, Peña Nieto irá perdiendo protagonismo paulatinamente.

“Hay lo que se llama un ‘dedazo’. No es una elección del partido, porque el partido no elige. Elige el Presidente en turno.

“Y como se elige sucesor, es como antes en las monarquías, que cuando muere el rey, queda el rey que le sustituye. En este caso pasa algo similar, se muere el presidente viejo y nace el presidente nuevo”, señaló Yarto Wong.

En sus cinco años de gobierno, Peña Nieto ha enfrentado diferentes escenarios, desde los más adversos hasta otros promeedores, pero el desprestigio que arrastra su partido es una carga que dejará sentir su peso en las elecciones presidenciales del próximo año.

La inseguridad y el combate a la corrupción son dos de los pendientes de Peña Nieto, quien enfrentó un desprestigio internacional con el caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, los feminicidios y los asesinatos de periodistas.

También lo pusieron en entredicho las revelaciones de la "Casa Blanca" que su esposa, Angélica Rivera, obtuvo en condiciones poco claras de uno de los constructores más favorecidos por el Gobierno Federal.

Para el catedrático de la U-ERRE, los pendientes abarcan también la economía y la política exterior.

“Me cuesta trabajo en ese sentido porque las cosas relevantes para mí que eran seguridad, no funcionó, desarrollo económico, tampoco funcionó, entonces para mí fue un sexenio de fracasos. Aún queda a deber.

“Si quisiera rescatar algo, ¿qué rescataría?, en política exterior, no, también le fue muy mal, en economía, en desarrollo, en todos los sectores no le atinó a nada”, dijo Yarto Wong.