Condenan a Ratko Mladic por genocidio

Redacción ABC
22 de Noviembre 2017, 10:31 a.m.
Condenan a Ratko Mladic por genocidio

Foto: Internet

El que fuera conocido como “El Carnicero de los Balcanes” se le declaró culpable de exterminio, asesinato, persecución, secuestro y deportación, entre otros

La Haya.- El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) condenó a cadena perpetua al exgeneral del Ejército serbobosnia en la República Serbia, Ratko Mladic, por el genocidio de Srebrenica, por crímenes de guerra y contra la humanidad en Sarajevo, durante la guerra de Bosnia (1992-1995).

Durante la lectura de la sentencia, Mladic solicitó un aplazamiento por sufrir presión arterial alta, pero fue expulsado por los jueces del TPIY, que desde hace 24 años ha procesado a los principales responsables de los crímenes.

El exmilitar siguió desde una sala contigua cómo los jueces lo declaraban culpable en 10 de los 11 cargos en su contra, como exterminación, asesinato, persecución, terror, secuestro, deportación, desplazamiento forzoso, actos inhumanos y ataques ilegales contra civiles.

“(Mladic) había conspirado para que los musulmanes bosnios y los croatas bosnios desaparecieran de Bosnia Herzegovina y lograran así un territorio serbio homogéneo”, dijo Alphons Orie, presidente de la sala.

El portal del periódico "El País" señala que Mladic era el último fugitivo del Tribunal que dejará de operar el 31 de diciembre.

Según el falló, en Srebrenica fallecieron unos 8 mil musulmanes bosnios, entre 12 y 60 años.

Apodado “El Carnicero de los Balcanes” también fue culpado por los jueces por el secuestro de cascos azules de la ONU, a los que utilizó como escudos humanos en Bosnia Herzegovina, para evitar los bombarderos de la OTAN.

El juicio se prolongó por cinco años, proceso dentro del cual Mladic pasó de las amenazas, a moderar su tono y asegurar que se encontraba enfermo y quería ser tratado en Rusia.

Su jefe político directo, el expresidente serbobosnio Radovan Karadzic, fue condenado en marzo de 2016 a 40 años de cárcel por los mismos crímenes.